23 abril, 2005

Neelesha: la tentación vive en Oriente

Neelesha: la tentación vive en Oriente
Esta señorita que fuma mirando a la cámara con un aire entre desafiante y seductor es Neelesha Bavora/Bartel. Pongo dos apellidos porque con el primero de ellos encarnó a Sujata en Samsara, mientras que con el segundo figura en la poca información que he conseguido sobre ella en Internet (así como la foto que ilustra esta entrada, que podrás ver a tamaño más grande y sin tratar aquí). Como el texto que acompaña a la imagen está en alemán y mi familiaridad con este idioma es nula, lo único que he podido deducir de él es que, aparte de su único papel como actriz en la peli mencionada, Neelesha ha dirigido un corto sobre la inmigración en Berlín, ciudad donde reside.

En Samsara, Neelesha hacía perder la cabeza al protagonista (un monje bastante reacio a permanecer alejado de los placeres del mundo) y, a pesar de que su belleza no se ajusta en lo más mínimo al canon habitual, no era difícil de entender, porque uno ha visto muy pocas veces una representación tan perfecta de la tentación y la seducción en una sala de cine. Y tampoco es muy frecuente un tratamiento tan exquisito y al mismo tiempo tan natural como el que daba Pan Nalin, director de esta espléndida película, a sus secuencias eróticas. Tashi recupera el tiempo perdido con Pema, su legítima esposaEn concreto, la que protagonizaba ella era de las que no se olvidan (salvando las distancias, recordaba a la escena del pañuelo en Amantes, de Vicente Aranda).

Y es que Neelesha Bavora es un soplo de aire fresco (o tórrido, según se mire) en una iconosfera erótica plagada de muñecas recauchutadas en dios sabe qué quirófanos siniestros, de fetiches baratos de usar y tirar, de putarracas que confunden la ordinariez con la gozosa desinhibición de la sexualidad libre, de pornochachas que se presentan como glamourosas diosas del amor. Y no es que uno se vaya a sumar al coro de los puritanos que, tanto desde la izquierda como de la derecha, claman contra el muy honesto negocio de la pornografía, pero mujeres como ésta nos recuerdan que hay vida más allá de la silicona y del modelo Barbie/Pamela Anderson, y que el erotismo es algo más que dobles penetraciones y lefazos en la jeta. Otros sex-symbols diferentes irán apareciendo por aquí en próximas actualizaciones de Afrodelia.

Comments

2 Responses to "Neelesha: la tentación vive en Oriente"

Anónimo dijo... 26/7/06 1:25 a. m.

Es verdad que esta chica es una belleza. Ojalá haga carrera como actriz, porque me encantaría verla más; además de estar regia actúa excelente.
Y es cierto, es muy dificil encontrar fotos suyas en la internet.

Anónimo dijo... 30/12/07 3:55 p. m.

Soy otro admirador de esta actriz. Me ha sorpendido que sea alemana, así como que su compañera en Samsara sea canadiense. Vaya dos bellezas orientales.

Publicar un comentario en la entrada

Last.fm Tumblr

Comentarios recientes

Blogroll